Segunda semana de tratamiento

El día en que Ud. recibió la Dieta, y visualizó la cantidad de alimentos, probablemente pensó:
-¡No estoy bien! ¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Cómo pude haber escuchado a este Doctor, y su modo de refirmar que todo va a estar OK? ¡Me quiero volver a casa!-
Pero los días pasaron, y probablemente Ud. Comenzó a sentirse de mejor humor, su diuresis se incrementó durante las primeras 48-72 horas(es habitual que suceda cuando se está a dieta), y luego retornó a ser normal. Posiblemente, Ud. Esté durmiendo mejor, así sean menos horas, pero de un modo más profundo.
Se siente de mejor humor, menos irritable, y debe de haber notado que la sensación de hambre (presente en los días iniciales, si Ud. no realizó la etapa de preparación correctamente), se desvanecieron.
De cualquier modo el deseo de comer algo sabroso aún no ha desaparecido:
La hCG no tiene acción sobre los mecanismos relacionados a los aspectos sensoriales de los alimentos (entiéndase sabor, color, aroma, etc.) Sólo las anfetaminas actúan sobre tales mecanismos. La hCG no es anorexígeno.
Yo suelo decir que Ud. comenzó a transitar la mejor etapa del tratamiento, la cual perdurará hasta que lo finalice.
A pesar de que Ud. se encuentra bajo la prescripción de una Dieta de muy bajas calorías, la producción de cuerpos cetónicos (los cuales aparecen cuando la grasa es quemada rápidamente a modo de obtener energía), permanece por debajo
de los valores esperados.
Sin embargo, yo recomiendo fervientemente beber no menos de 2 litros de agua al día, facilitando así su eliminación. Preferentemente debería beber agua, más que té, café o cualquier otro tipo infusión o bebida.
Si Ud. adhiere a modo estricto mis indicaciones, le garantizo que obtendrá una pérdida de peso por demás satisfactoria.
En cuanto a la sal, no se necesario limitar su ingesta (salvo prescripción médica). Pero sí es importante que Ud. no modifique las cantidades en el día a día.
Ud. Puede optar por usar sal o no, pero las cantidades deberían ser relativamente similares.
Ud. Se sorprenderá de lo bien que podrá llevar a cabo sus actividades diarias con tan sólo esa poca cantidad de comida.
Si es deportista, entrene, juegue o practique su deporte como es habitual, sólo recuerde hidratarse como se le ha indicado.
Lea atentamente la Dieta, realice dos o tres copias, colocándolas en lugares estratégicos de su hogar (heladera, alacenas, baño, etc.)
PÉSESE A DIARIO, en su balanza de baño, SOLO UNA VEZ AL DíA, tan rápido como UD. se haya levantado de la cama y luego de haber orinado. Este
deberá ser un hábito que Ud. Incorpore en su rutina, tal cual como por ejemplo, lo es lavarse los dientes.
Si Ud. debe viajar por el fin de semana, por favor en lo posible, lleve su balanza de baño.
La medicación de estar constantemente refrigerada, no olvide trasladarla con el pack de hielo y su bolsa térmica.
Los fines de semana son a veces días difíciles para una Dieta, en tal caso le recomiendo no tomar la medicación. Sin embargo, dado las características particulares de esta dieta, el no tomar la medicación puede no ocasionarle una pérdida de peso, sino por el contrario puede evidenciar un ligero incremento del mismos. Sea cuidadoso, especialmente con azúcares y sus derivados o bebidas alcohólicas.
Cualquier incremento de peso en un día, implica tres días adicionales de dieta para estabilizarlo. Recuerde “No se puede prender una vela por ambos
lados…” Cuanto mejor resulte su dieta, más rápido alcanzará el período de Mantenimiento. Un hecho particular es que seguramente, Ud. notará que la ropa le sienta mejor. Durante el tratamiento con hCG, las primeras dos semanas se evidencia una reducción del talle especialmente en el tronco superior, mientras que a partir de la tercera semana estos cambios comienzan a ser también evidentes desde su estómago hacia abajo.
En este momento si a Ud. le preguntan cómo se siente, Ud. Contestará – bien-. Ni excitado ni deprimido, sino bien.

2019-04-22T14:44:28+00:00